jueves, 20 de septiembre de 2012

La experiencia de Virginia Elósegui para Reflejo de Pablo Alborán.












Buenas tardes a todos los lectores del blog y de la página de facebook que lleva Sara Vázquez. Ella me ofreció hace unos días que me lanzara a compartir con vosotros la experiencia de grabar el vídeo del nuevo single "Tanto" del gran Pablo Alborán. Encantada acepté y hoy me dispongo a contarla.
 
Espero que me dediquéis 15 minutitos para conocer esta experiencia que “Tanto” merece la pena. Intentaré contarla lo más detallada posible para poder conseguir que una parte de vosotros viaje y se transporte hacia aquel especial 21 de agosto en Madrid, sintiendo algunas de aquellas sensaciones que yo también sentí.

Ante todo presentarme: me llamo Virginia Elósegui, tengo 21 años y soy de Málaga.

Todo comenzó durante el mes de agosto, en mis vacaciones. Yo andaba por El portil, Huelva. Me hicieron llegar la noticia de que el equipo de Emi Music organizaba un concurso para grabar con Pablo Alborán el single de su nuevo disco. Para participar sólo tenías que grabarte en un vídeo cantando el tema “Miedo” de Pablo Alborán y mandar el enlace del vídeo a un email que nos ofrecieron. 
Me puse nerviosa. Me moría de ganas por hacerlo y conseguir algo tan grande en este mundo de la Música: grabar con Pablo; pero también era un poco lioso todo porque no sabía cómo grabar mi vídeo. Me tiré horas pensando si grabarlo con la guitarra, si grabarlo con un playback en directo, si grabarlo con un playback en estudio… pf, rotaron en mi cabeza miles de preguntas que acabaron en una única y preciosa respuesta: hacer una especie de videoclip, en mi tierra. Un trabajo que nos costó horas y sudores, a mí y a mis amigas, pero a la vez muy gratificante. Finalmente, con dudas de si enviarlo o no, el último día de inscripción en el concurso (lunes 13 de agosto), envié mi vídeo. 
Si queréis asomaros a verlo, este fue el vídeo que yo envié y gracias al que, días después, fui seleccionada para cantar con Pablo Alborán:

http://www.youtube.com/watch?v=404VDjDeYXE

Sinceramente no tenía mucha esperanza en que me cogieran. Era jueves 16 de agosto (3 días después del envío del vídeo) y me llamaron desde un número desconocido. No me dio tiempo a cogerlo pero la cara se me iluminó pensando en que quizás eran ellos para darme buenas noticias. Así que, como en el email dejé mi teléfono y el de mi amiga, llamé a mi amiga para decirle que si la llamaban desde un número desconocido, que ¡por favor lo cogiese!
Al minuto me llamó mi amiga para decirme que me habían seleccionado para cantar con Pablo Alborán. Me dijo que llamara a Inna, una de las muchachas que llevaba todo el tema. Así que la llamé. Me hablaba una mujer súper simpática e ilusionada al mismo tiempo que yo. Me dijo que efectivamente me habían seleccionado para cantar con Pablo, que les encantó mi vídeo y que lo hacía genial. Como comprenderéis, de mis ojos no podían salir más lágrimas (¡porque es que ya no quedaban!). Era mi oportunidad para acercarme un poquito más a mi sueño…
El martes siguiente, 21 de agosto, debía viajar hasta Madrid sin preocupaciones de costes durante la estancia allí.

Ese lunes 20 de agosto no había quien cogiera el sueño. Era imposible, aunque tenía que hacerlo… 
Salí de Málaga el martes 21 de agosto, en el ave de las 08:00h de la mañana hacia Madrid. La primera hora de ave se me pasó volada, iba casi roncando, jejeje. “Broma”. La segunda hora de ave fui un puro manojo de nervios: me levantaba a por una rebeca y me volvía a sentar, me levantaba para ir a la cafetería, me levantaba para pedir agua… con deciros que en una hora y media entré aproximadamente unas cuatro veces al servicio. En fin, no podía pararme quieta.

Al llegar a Madrid cogí un taxi hasta el hotel. Al llegar, me encontré con el resto de los compañeros que también grabarían conmigo y con Pablo. Éramos 8 fans. Entonces llegó Inna a por nosotros. Cogimos un taxi y nos fuimos para el estudio. 

Al entrar allí pensé que era todo perfecto, un lujo estar allí; el estudio era increíble. El color de la sala era casi completamente un conjunto de mezclas de distintos tonos de marrones claros y beige. El mayor impacto fue ver la mesa de mezclas más grande que había visto hasta el momento. 
Al mirar hacia la izquierda vi la otra sala del estudio a través de un cristal: estaba todo en silencio, y había un taburete alto muy elegante con unos cascos puestos sobre él y unos cuantos micros. Allí me imaginé a Pablo sentado con su guitarra y me dio un vuelco el corazón.

A continuación nos juntamos allí los participantes, el manager de Pablo, Manuel Illan, Rodrigo, Inna, el técnico Manu, el cámara… todos excepto Pablo que aún no había llegado.

Nos hicieron desprendernos de móviles y cámaras por el momento, por cuestiones de derechos legales y exclusividad. Y nos hicieron escuchar, por primera vez y en exclusiva, un verdadero diamante, una joya: “Tanto”. Eso sonaba espectacular. Algunos lloraban, otros reían, otros cerraban los ojos y sentían. Fue un momento Mágico, en el que recordé toda la trayectoria de Pablo Alborán, lo mucho que se había superado; intentaba creerme de una vez que estaba allí escuchando su canción nueva en primicia (aunque no había maneras de conseguirlo); pensaba en el éxito que tendría ese “Tanto” que nos atrapó a todos en aquel estudio y que nos tocaba el alma al mismo tiempo a cada uno de nosotros. ¡Cómo sonaba su voz! Parecía que estaba allí cantándola en directo. Qué manera de hacerte sentir… Fue increíble. 

A partir de aquí empezamos a comentar entre nosotros qué nos había parecido el tema; qué esperábamos y qué nos habíamos encontrado al escuchar la canción. 
A continuación pedimos escuchar el tema una y otra vez. Lo escuchamos muchas veces hasta que nos lo aprendimos. Hicimos varias tomas todos juntos (excepto Pablo que, repito, no estaba), y yo me sentía como nunca me había sentido. Estaba cómoda, estaba feliz. Estaba haciendo lo que más me gustaba y, además, con gente y lugar profesional.

Sobre las 14:30h nos fuimos a comer. Nos habían preparado en un local un almuerzo riquísimo. Y justo terminando de almorzar… ¡SÍ! ¡Llegó nuestro Pablo Alborán! El arte y la sencillez personificada. No me creía nada aún y creo que tampoco ninguno de mis compañeros se lo creían. Era tan natural, tan “niño”, tan simpático… esa sonrisa nos hacía olvidarnos de todo. Rápido volvimos al estudio para centrarnos en “trabajo” y empezamos a ensayar con nuestras voces, la suya y su guitarra. Imaginaros nuestras caras, corazones, pieles… ¡TODO!
Se le veía muy ilusionado con la idea de grabar con nosotros, sus fans, su familia. Con muchas ganas.

Y así pasaron las horas… empezamos a grabar tomas individuales. Cada uno de nosotros, a solas con Pablo, y desde el otro lado del estudio observábamos todo lo que pasaba.
Yo entré a grabar en cuarto lugar, después de Jesús, Alessandra y Alba Lucía.

Me senté en aquel taburete que llamó tanto mi atención la primera vez que entré en el estudio y… ¡sí! A mi izquierda, sentadito a mi lado tenía a mi malagueño, paisano, Pablito Alborán con su guitarra entre las manos. Un sueño cumplido. 
Esos 5 minutos grabando el tema “Tanto” a solas con él, me supieron a gloria. Los minutos más cortos de mi vida pero los más intensos y felices. En aquellos minutos habían fluido sentimientos; habían fluido silencios que sonaban a canción, a “Tanto”. Escuchar mi voz sobre la de él a través de esos cascos… era una maravilla. Yo flipaba y él reía. 
Al finalizar mi toma, sentir su sonrisa y su aplauso a mi lado, y al mirar de frente y escuchar por los cascos los aplausos y los “muy bien” del resto de las personas que estaban al otro lado fue alucinante, (sólo hay que ver mi cara en el vídeo). Y ahí noté y sentí la humildad y cariño de Pablo Alborán. 

Sobre las 22:00h de la noche terminamos todas las tomas individuales con Pablo. 
Hicieron una pequeña entrevista a Pablo, de la que pudimos ser privilegiados testigos y comenzamos a intimar más con él. Nos firmó, nos grabó vídeos, nos hicimos fotos, hablamos un poquito… 30 minutos que nos hicieron su despedida mucho más amena.
No se puede decir mucho más de él además de que sea “un Grande” por dentro y por fuera. Aguantó como un campeón 6 horas allí sentado, sin moverse y grabando todo el tiempo con cada uno de nosotros 8 (personas que no conocía de nada). Aún así, se mostró en todo momento encantado y nosotros también.

Después de irse, nosotros nos quedamos grabando una toma más de cada uno de nosotros individual (aunque ya sin Pablo, que se fue), y nos grabaron contando cada uno: ¿Qué tal la experiencia? 

Más tarde, nos despedimos de los que formaban parte del equipo de Emi Music y que habían estado allí durante todo el día y que nos habían tratado tan bien.

Volvimos al hotel y al día siguiente nos marchamos cada uno a su ciudad, con esperanza de volverles a ver pronto.
Fue una pena hacerse la idea de que todo había acabado y de que no sabíamos si de nuevo volveríamos a vivir un momento así. Aunque para mí fue una experiencia inigualable a otra cualquiera.
Como os imaginaréis, describo esta experiencia como: única, especial e irrepetible. Algo muy bonito que me ha ofrecido la vida y que no sabré nunca cómo agradecerlo.

Después de unos 15 días aproximadamente, revivimos esta experiencia: salieron los teasers 1 y 2 de “Tanto”, unos adelantos de lo que sería el estreno de “Tanto versión fans”. Aquí os dejo los tres enlaces donde podréis verlos: 
http://www.youtube.com/watch?v=v1UHOroV-7M Teaser 1 “Tanto”
http://www.youtube.com/watch?v=4wJQL6tkv9w Teaser 2 “Tanto”
http://www.youtube.com/watch?v=EPRivHquM18 Vídeo oficial “Tanto (versión fans)”

Hoy, aún seguimos todos ilusionados. Orgullosos por haber sido partícipes de un trabajo tan especial para Pablo y para nosotros, sus fans.
Yo, personalmente, con cada visita en el vídeo “Tanto”, con cada comentario en Youtube (que los leo TODOS), con cada mensaje en facebook, con cada palabra de cariño y apoyo, con cada nuevo seguidor en twitter y un larguísimo etcétera, estoy flipando. Y sólo me queda estar agradecida y con las puertas siempre abiertas a todo lo bueno que venga de aquí, MILLONES DE GRACIAS.

Espero no haberos aburrido y que hayáis disfrutado un poquito más de esta experiencia.
Con ilusión y cariño,

Virginia Elósegui




FAMILIA MÁS DETALLADO E ÍNTIMO IMPOSIBLE.

DESDE ESTE BLOG UNA VEZ MÁS GRACIAS VIRGINIA POR COMPARTIR ESTE TROZO DE TU VIDA CON TODOS NOSOTROS.

























2 comentarios:

  1. Sara te quedó genial. Gracias a ti por querer compartirlo con todos, un besazo enorme!

    ResponderEliminar
  2. Que bonito!!! Gracias por compartirlo Sara!!! y a tí Virginia gracias por contarnos tu experiencia!! Artistaa, que eres una artistazaa!! =)

    ResponderEliminar